Registro Público Guillermo Vargas Jiménez

El adversario

Es un escritor que finge ser artista y un artista que finge ser bandido, y también al contrario. Con tal de cuestionar el orden establecido, es capaz de simular cualquier cosa. ¿Quién es realmente ese tal Habacuc?

Por María Montero 11 de abril, 2015

Fotos de Gloriana Jiménez

El sujeto de la fotografía responde al nombre de Guillermo Vargas Jiménez, conocido como Habacuc, mayor, soltero, vecino de Concepción de Tres Ríos, cédula 109190600, de profesión artista plástico, hijo de Eugenia y de Hernán, hermano –ni mayor ni menor– de sus cinco hermanos, nacido bajo el signo de virgo un 18 de setiembre de 1975, a las 12 de la mañana en el hospital Calderón Guardia de la ciudad de San José. 

El sujeto tiene una masa corporal variable, mide 1.76 de estatura, usa calzado 42, y presenta numerosos tatuajes en brazos y piernas, algunos de fabricación casera, aunque en su mayoría realizados con evidente y premeditada impericia. Piel blanca con algunas pecas, cutis mixto, escasas arrugas, pelo negro enroscado en graciosos bucles, naricita respingada, dos ojos verdosos enmarcados por cejas inexistentes, callosidades en ambas manos, grasa en las uñas, dentadura completa. Ninguna enfermedad crónica o padecimiento conocido, salvo alguna gripe ocasional. No presenta malformaciones externas evidentes. Su periodo de lactancia fue particularmente extenso, desde los 0 hasta los tres años. 

Vacunas al día.

Según confiesa en su declaración, a Vargas Jiménez le irrita sobremanera que lo llamen “Memo”, situación que ha sido aprovechada por algunos de sus detractores, e incluso por algunos de sus propios amigos. 

También asegura que un suceso inesperado marcó su vida, allá por la Navidad de 1979, frente a la casa de unos parientes, en San Rafael de Montes de Oca. Los hechos propiamente dichos ocurrieron en la vía pública, cuando los niños presentes en las festividades se encontraban a punto de iniciar sus juegos infantiles. Habacuc fue testigo del momento en que sus primos mayores abrieron el regalo que acababan de recibir y comenzaron a disfrutarlo: un enorme carro de bomberos. Asegura que sufrió una gran impresión (“un estado de shock”) y que incluso olvidó lo que le regalaron a él. Sin embargo, gracias a la evidencia de una fotografía (en la que se observa con claridad la dimensión de los regalos; él ubicado en el extremo izquierdo) se comprende que el suyo ha de haber sido un obsequio insignificante. 

Vargas Jiménez afirma que fue la primera vez que se comió un tamal “sumido en una profunda tristeza” .

Aclara que no se recuperó del trauma hasta 24 años después, cuando logró persuadir a un particular de cambiar un retrato pintado por él por un carro como el de sus primos, y salirse con la suya.

Vargas Jiménez siempre dice que “es importante pagarle a sociedad con la misma moneda y darle un poco de cultura”, razón por la cual asegura que hay un aspecto que quisiera aclarar desde el principio, “por si todo el mundo se lo está preguntando”. Recita: “Habacuc es el nombre de un profeta menor, autor de un libro que lleva su nombre (Libro de Habacuc) y aparece en el Antiguo Testamento. Del santo se sabe poco o nada, pero su día se celebra el 2 de diciembre”. La cita textual de Wikipedia afirma lo siguiente: “En el caso de Habacuc, la información interna casi no existe, lo que hace que las conclusiones de su identidad y vida sean conjeturas. Su simple introducción como ‘el profeta Habacuc’ puede implicar que él no necesitaba presentación debido a que era un profeta conocido de sus días. Fue contemporáneo de Jeremías, Ezequiel, Daniel y Sofonias”. 

La cita agrega otros datos reveladores: “Al igual que Job, el profeta discutió con Dios y a través de esa experiencia alcanzó un entendimiento más profundo de la persona soberana de Dios y una fe más firme en Él”. Vargas Jiménez confiesa haber adoptado el nombre en la adolescencia porque simplemente “sonaba bonito”.

Creencias: ninguna, aunque suele citar al anarquista ruso Piotr Kropotkin: “La única iglesia que ilumina es la que arde”. Dominio del español: lee y escribe. Nivel de escolaridad: dudoso. Estudios superiores: improbables. Títulos académicos y nobiliarios: totalmente descartados, a menos de que se de crédito a su página oficial en la red social Facebook, donde dice que es graduado de Harvard y donde, por cierto, tiene 2414 amigos. 

No se le conoce filiación política ni adhesiones deportivas o cualquier otra doctrina, movimiento o actividad gregaria. 

No tiene perfiles en otras redes sociales como Twiter, Instagram, Tumblr ni Flickr.

Habacuc con su vecino y asesor de imagen, Johnny X, protagonista de varias piezas audiovisuales de su autoría, como Johnny leyendo y explicando, de 2004. Su mutua colaboración se remonta unos 20 años atrás.

El sujeto en cuestión generalmente se desplaza en una de sus cuatro motocicletas, siendo la más utilizada una BMW negra, de fabricación alemana, modelo R69S, del año 1961. A Vargas Jiménez no le gusta admitir que la moto suele llamar la atención mucho más que él y que, una vez en la calle, otros conductores y los mismos transeúntes suelen detenerlo para felicitarlo por “semejante belleza” y, acto seguido, interrogarlo sobre su procedencia y origen, “quizá con la esperanza de que les cuente que me la robé”, admite.

Sucede que, desde muy joven, tras una vida errática pero no menos virtuosa, Vargas Jiménez se sintió fuertemente atraído por la mecánica de motocicletas, llegando a convertirse en uno de los restauradores de motos antiguas más experimentados y rigurosos del país –además de investigador compulsivo del tema– y en un comprador incansable de las partes originales a través de la Red, “estén donde estén”. 

Debido a sus antecedentes, muchas veces el sujeto conocido como Habacuc ha tenido que triangular estas excéntricas compras en línea “a través de terceros o de paraísos fiscales exentos de toda supervisión”, debido a que su nombre “debe figurar en los primeros renglones de las listas de Interpol”, y los transportistas internacionales se niegan a despachar sus encargos. 

Se le ha negado la visa estadounidense (y se le seguirá negando, según sus propios planes), aunque se mueve libremente por Honduras y el resto de Centroamérica.

El resto de la flotilla de Vargas Jiménez la componen una Ariel Square Four 1937 y dos Vespa, una 125 del año 1963 (de color azul) y otra 90 Racer del año 1973, roja. La casa de habitación del sujeto, diseñada por él mismo hace una década, conserva cierta calidez industrial, aunque gran parte del espacio de dos plantas ha sido destinado por el susodicho al acopio de repuestos, carcazas metálicas, moldes, maquinaria y toda clase de basura relacionada con su actividad de restauración.

El inmueble tiene una cocina, un pequeño baño y un enorme cuarto aunque, en términos de espacio, este trabajo de rehabilitación consume gran parte del existente, porque ‘pintar’, lo que se dice ‘pintar’, no es precisamente lo que desvela a este autodenominado artista.

El siguiente pasaje es un extracto muy citado del diario íntimo de Vargas Jiménez, donde los especialistas aseguran que se refiere el asunto con especial audacia. “Querido diario: Mi obra aborda relaciones, en su mayoría, del campo político y social.  Entre los recursos que utilizo, está crear tensiones entre conceptos, así como volver a (re)pensar relaciones comunes como la moral y los buenos principios, lo normal y lo correcto, el bien común y la sensibilidad, la belleza y la fealdad, las instituciones y su relación con las ideas de democracia, libertad, soberanía nacional, patriotismo, etc. Por eso procuro que el  proceso creativo no parta  de ninguna limitante, por el contrario;  me interesa revisar todos estos lugares comunes a los que vivimos sometidos y que, en su mayor parte, son falazmente construidos, al vaciarlos de su contenido o ser utilizados con fines manipuladores y de control […] siempre dinamitar cualquier salida fácil o complaciente, y más bien busco priorizar las  contradicciones y confrontaciones, que casi nunca alcanzan resolución”.

La Vespa 125 del año 63 propiedad de Vargas Jiménez perteneció al poeta Jorge Debravo y fue, para ser más exactos y literales, el vehículo de su muerte. 

El sujeto declara que dicha motocicleta perteneció, en un inicio, “al autor del famoso performance de La Basílica”, el escritor Jose León Sánchez, quien posteriormente se la vendió al turrialbeño. 

“Se rumorea que en esa motocicleta fue que el artista huyó con la negrita”, asegura Vargas Jiménez. 

También declara que él la adquirió en 2009 y que pese a periodos de estrechez económica, la reliquia no está en venta.

(Foto cortesía de José “Chisco” Arce)

Debe constar que el hombre conocido como Habacuc es el propietario y tutor de los canes Axioma, Choclo, Macro y Clarita, además de los gatos Maruja (hembra) y Pisuicas (macho). 

En el año 2013, Axioma –una zaguata de 6 años color canela– se vio involucrada en un acto de “terrorismo mediático”, al actuar en complicidad con su amo –autodenominado “el cabecilla”– para fingir hambre y maltrato, posando dolosamente para la foto que luego Vargas Jiménez lanzó al ciberespacio. Aunque fue interrogada por funcionarios expertos del Servicio Nacional de Salud Animal, Axioma se negó a dar declaraciones y revelar que en realidad fue rescatada en estado famélico por el sujeto, el 5 de abril de 2010. 

Se sabe que la jauría actúa bajo las órdenes no tan estrictas de Vargas Jiménez y que se resiste a la autoridad. Esporádicamente, la banda se ha visto involucrada en escándalos callejeros y acoso a la prensa. Hasta la fecha, las fuerzas del orden no han podido llevarla a los tribunales. 

En su lejana juventud, ese tal Habacuc ganó un concurso literario intercolegial con un texto titulado “NO”, pero cuando empezó a albergar impulsos artísticos, lo primero que hizo fue buscar a un verdadero escritor, peor aún, a un poeta. En su caso, iba para Panamá pero se fue a Nicaragua, y ahí buscó a un vate de talla extralarge: Carlos Martínez Rivas. Se metió en camisa de once varas, literalmente. El poeta Pablo Centeno los presentó. Hablamos del año 97, cuando Vargas Jiménez descontaba 22 años. 

El internacionalmente consagrado autor nicaragüense recibió a Vargas Jiménez en su casa, en Managua, tras una serie de peripecias binacionales que algún día serán referidas con lujo de detalles, según promesa del sujeto. 

Antes de dejarlo vivir en su casa, Martínez Rivas le hizo una única pregunta: “¿Usted roba?” 

Ambos hombres convivieron como maestro y aprendiz durante una breve temporada, en la que Vargas Jiménez actuó en calidad de asistente personal, y durante la cual afirma haber cumplido al pie de la letra con todas las órdenes y enseñanzas de su mentor. Por ejemplo, inmediatamente después de las consecutivas visitas de los galenos –debido al delicado estado de salud del poeta, quien ya en ese entonces se desplazaba en silla de ruedas–, Vargas Jiménez debía correr a la pulpería de la esquina por una botella de Flor de caña, etiqueta negra. El poeta Carlos Martínez Rivas falleció en 1998.

En 2007, en la galería Códice de Managua, Nicaragua, Vargas Jiménez presentó su “Exposición N1”. Con ese trabajo se ganó la enemistad de al menos 5 millones de personas, según un minucioso censo realizado por el interesado en diversas páginas y foros de Internet. 

Miles de personas firmaron cartas y petitorias con distintos propósitos, desde solicitar que se le negara la participación en una bienal de artes plásticas hasta la pena máxima. El exvicepreseindete de la Comisión Europea, el político italiano Franco Frattini, envió un comunicado oficial a todas las embajadas del mundo para que no se permitiera el ingreso de Vargas Jiménez a ningún país. Frattini, que llegó a ser Canciller de Italia, sigue siendo un destacado miembro del grupo Bilderberg. Vargas Jiménez también plasmó algunas ideas a propósito de esta acción.

“Querido diario: Esta obra inició su proceso de creación a partir de un fenómeno mediático: cuando medios de comunicación en Costa Rica cubrieron la muerte –en vivo– de un indigente y adicto al crack de origen nicaragüense de nombre Natividad Canda Mairena, el cual fue devorado por dos perros rottweiler mientras la policía, los bomberos y la televisión observaban lo acontecido como si fuese un espectáculo. Ese hecho generó una gran tensión social en Costa Rica y en Nicaragua, y también entre ambos países, y fue alimentada -en ambos países- por blogs en internet, prensa escrita, televisión, e incluso que desembocó en enfrentamientos personales. A partir de ese suceso que afectó a los dos países, presenté mi trabajo”.

El sujeto tiene una veta farandulera que no ha logrado ser extirpada. En el prehistórico myspace aún pueden escucharse seis tracks del grupo de música porno-cristiana Casita de tentaciones –melodías como Pescadito rojo, Flemas, Zaza zaza za zaza o Familia Picha– que el sujeto grabó con otro sujeto de nombre Pablo Marín, en 2004, año en que desarrolló una corta, aunque fulminante, carrera musical, convirtiéndose en una “banda de culto”. 

Acompañado de micrófono, teclados y guitarra –mientras Marín se encarga de las mezclas y el teclado, y ambos lucen una especie de maquillaje corporal a base de arcilla y ceniza de cigarro– Vargas Jiménez se lanza al tormento acústico de las masas. 

Las pocas veces que Casita de Tentaciones ha llegado a presentarse en público, unas 15, han sucedido dos cosas (según consta en las grabaciones de las cámaras de seguridad de algunos bares de San Pedro, Los Yoses y establecimientos “de ambiente”): simplemente los abuchean, o los abuchean hasta que les cortan el fluido eléctrico. 

“Tenemos detractores y tenemos fans, gracias a nuestro estilo porno-cristiano industrio-tropical”, declaró Vargas Jiménez. 

“Casi no tocamos, pero sí ensayamos. Nos hemos visto fuertemente influenciados por el reggaetón, sin dejar de difundir la palabra”. Nunca sonaron en la radio, pero lograron acumular un repertorio de 12 canciones. Pablo Marín es, además, director del grupo de danza Inquieta Res.

El sujeto siempre ha afirmado que sus fechorías (“inclinaciones artísticas”, como las llama él) se deben a un severo desorden de personalidad, baja autoestima y déficit atencional.  Asegura que al nacer, debido a problemas con la madurez de sus pulmones, debió sobrevivir tres meses en una incubadora, recibiendo de ella todo el afecto que la máquina pudo darle. La anterior declaración se hizo bajo juramento.

En general, la relación del sujeto con el resto de los de su especie podría describirse como deliberadamente conflictiva y verbalmente violenta –salvo contadísimas excepciones–, de parte de sus interlocutores. Vargas Jiménez no confirmó ni desmintió versiones según las cuales tendría la intención de viajar a la próxima bienal de Cuba (a celebrarse en mayo de 2015) y trabajar en complicidad con el régimen. 

Tras ser indagado, el sujeto cambió el tema de conversación e intentó utilizar una burda estrategia de distracción, ofreciendo algunos platillos recientemente elaborados con productos frescos de la feria del agricultor. Este incidente permitió determinar que la dieta básica de Vargas Jiménez se compone de frutas, verduras, granos y semillas, sin llegar al vegetarianismo. 

Aparentemente lleva un estilo de vida saludable, aunque cabe una duda razonable, según su propio testimonio. Las apariencias engañan.  



ameliarueda.com

El muñequito

12 de Setiembre, 2015

La estudiante

29 de Agosto, 2015

El solista

22 de Agosto, 2015

La guerrera

15 de Agosto, 2015

El curioso

8 de Agosto, 2015

La hija del predicador

24 de Julio, 2015

El bolero

18 de Julio, 2015

La savia

11 de Julio, 2015

El maestro

27 de Junio, 2015

El resplandor

20 de Junio, 2015

El anfitrión

13 de Junio, 2015

La visionaria

6 de Junio, 2015

El objetivo

30 de Mayo, 2015

La guitarra

23 de Mayo, 2015

La incondicional

16 de Mayo, 2015

El elegido

8 de Mayo, 2015

El adversario

11 de Abril, 2015

El estilista

21 de Marzo, 2015

El futuro

14 de Marzo, 2015

La positiva

7 de Marzo, 2015

El tesoro

28 de Febrero, 2015

La cuentacuentos

21 de Febrero, 2015

El Inextinguible​

Febrero 14, 2015

El Perro​

Febrero 07, 2015

La extraterrestre​

Diciembre 20, 2014

El cabezón​

Diciembre 13, 2014

La joya

Diciembre 6, 2014

El universal​

Noviembre 29, 2014

El entrepreneur

Noviembre 22, 2014

La extraordinaria

Noviembre 15, 2014

El mago

Noviembre 8, 2014

El bichillo

Octubre 25, 2014

Los enamorados​

Octubre 18, 2014

Su Majestad

Octubre 11, 2014

El paladín

Octubre 4, 2014

La amorosa​

Setiembre 27, 2014

El autodidacta

Setiembre 20, 2014

La milagrosa

Setiembre 13, 2014

La bandera​

Setiembre 6, 2014

El jardinero​

Agosto 30, 2014

La diva

Agosto 9, 2014

El chunchón

Julio 26, 2014

El ratón​

Julio 19, 2014

La jefa

Mayo 31, 2014

Supermansito​

Mayo 24, 2014

Los cincuenta

Mayo 17, 2014

La hija

Mayo 10, 2014

​El español

Abril 29, 2014

La rubia

Abril 26, 2014

El alquimista

Abril 19, 2014

El melocotonazo​

Abril 12, 2014

El acelerado

Abril 5, 2014

La Señora Ríos

Marzo 29, 2014

El retocador

Marzo 22, 2014

Desamparados

Marzo 15, 2014

Cafeto en flor

Marzo 8, 2014

La bohemia​

Marzo 1, 2014

La "Popo​"

Febrero 22, 2014

El sociólogo

Febrero 15, 2014

El artista

Febrero 8, 2014

El chico

Enero 18, 2014

El Machaco

Enero 11, 2014

El "cocorioco"

Enero 4, 2014

El alfa

Diciembre 14, 2013

La rosa

Diciembre 7, 2013

El Mercurio

Noviembre 30, 2013

Medio Ambiente

Noviembre 23, 2013

El último capitán

Noviembre 16, 2013

Ovnipresente

Noviembre 9, 2013

Sujeto, sexo y predicado

Noviembre 2, 2013

Guadalajara

Octubre 26, 2013

La mujer que nunca soñó con el asfalto​

Octubre 21, 2013

Between

Octubre 19, 2013

La líder

Octubre 12, 2013

Pumita por la pista

Octubre 5, 2013